Arraigos de papel

por María Camila Cifuentes Quiroga

María Camila Cifuentes Quiroga

ma.camilac@hotmail.com

 

Arraigos de papel es un proyecto artistico e investigativo, el cual busca explorar y ahondar en el tema de la amenaza en el marco del posacuerdo de paz en Colombia, esto, a través de la creación de procesos creativos con dos lideresas y defensoras de derechos humanos, quienes viven en un estado de amenaza constante y han sido desplazadas de sus territorios, llegando a Bogotá en busca del fortalecimiento de sus luchas. Encontrar un motivo singular en el que pueda internarme y hablar de la amenaza desde un lugar cotidiano que también se ve atravesado por la ruptura de la vida cotidiana.

La obra enmarca un proceso en unas libretas que escribo sobre cada una, desenbocando en video, que da cuenta del cómo la amenaza transgrede hasta el espacio más íntimo y personal que supone cierta confianza y seguridad: la habitación.

Cada una, crea una relación particular con un factor que une el tema principal con estos espacios; como lo son: el cuerpo y la identidad con la amenaza, y el sonido con esta misma; todos en relación con las dinámicas que suceden dentro de la habitación.

Crecemos en estos espacios que según la permanencia vamos haciendo muy nuestros, los vamos impregnando de nuestro carácter, creamos formas de relacionarnos con estos, suceden muchos tipos de dinámicas, allí se descansa, la mente se desconecta, pero también, nacen ideas, es el lugar también del amor. La habitación se entiende, no sólo como un espacio físico poblado, sino como un campo relacional, una construcción cultural producto de la relación que a través del tiempo entretejen los hombres entre este, con su memoria, sus pensamientos, sus necesidades y gustos.

Pensar la habitación bajo el supuesto de la amenaza, es pensar en un espacio que no es fijo, porque las mismas dinámicas de la amenaza llevan a que el cambio de casa se vuelva una constante. Entonces es como Sofía y Yovana se han movilizado de ciudad, de casa, de habitación, allí el espacio que es personal empieza a ser impersonal, cada uno tiene formas de reflejar esto en la habitación que hoy los cobija. Obviamente bajo limitaciones, bajo formas de imponer métodos de seguridad. En el proceso de reunirme con ellas, logramos construir un ejercicio que me dió indicios de lo que más adelante descubriría que era el elemento clave con el que cada uno tenia una forma particular de relacionar la amenaza, de apaciguar sus inseguridades. El ejercicio consistía en pensar para ellos qué significaba un espacio propio, una habitación, cómo seria una habitación ideal, qué elementos tendría y cuáles no, qué formas tendría, respuestas que fueron saliendo mediante dibujos, y desde las cuales empecé a entender más las reacciones de cada una ante el peligro inminente.

La entrada a sus habitaciones, el atravesar el umbral a sus espacios mas suyos, se volvió parte fundamental del proceso, allí me fui impregnando poco a poco de su carácter, empecé a leer de alguna manera los objetos, las formas en que deciden adaptar su espacialidad, las historias que deciden contarme fueron siendo cada vez mas una pieza para construir esa idea del relacionarse con la habitación.

Entro al cuarto de Yovana y lo primero que veo es la cama a mano derecha. El cuarto no tiene puerta de entrada. Su cama es una cama doble y está destendida; ella se excusa y rápidamente tiende la cama mientras se fuma un tabaco y hablamos de este lugar. La cama está pegada a la pared lateral; allí está la única ventana que el recinto tiene.

Yova me dice que no le gustan las paredes, la hacen sentir ajena, no es su espacio, quiere su espacio propio. Está esperando que le entreguen su propia casa, vivienda gestionada por la inversión social (que generalmente tarda en cumplirse y tiene muchas trabas). Justo a los pies de la cama queda un pequeño espacio donde hay una silla, y allí está Víctor. Es un oso panda de peluche grande que llama la atención en toda la habitación: esta también es su habitación. Víctor es su lugar de refugio y en ocasiones también es cuna de dolores y rabias. Él también cuenta la historia de Yovana, tiene un brazo roto donde se alcanza a ver el relleno, tiene tiempo encima; el tiempo de la ausencia y la fuerza de la vida; la de Yovana misma. A mano izquierda, hay un estrecho mueble viejo con cuadernos, libros y objetos que son de su hija; encima está un pequeño televisor, la mayoría del tiempo está prendido, esa caja negra que guarda una ausencia de silencio es una compañía para la seguridad de Yovana. Hay noches que comparte su cama con su hija, durmiendo siempre ella en el costado izquierdo, el más cercano a la entrada de la habitación. Es difícil que Yovana concilie un sueño profundo, los sonidos interiores y exteriores la hacen estar alerta, una forma de dormir que le quedó incorporada desde la violencia sexual y las amenazas.

En Yovana, en medio de muchas situaciones y medidas de precaución que toma, hay una en particular que me llama la atencion. Hay algo con el sonido que ella no puede aislar de relacionarlo directamente después de que la violentan sexualmente. Yovana se vuelve mas sensible y consciente a los sonidos que interrumpen o que se necesitan dentro de su habitación. El tener el televisor encendido le brinda seguridad, no le gusta el silencio, el silencio la tensiona, le genera expectativa, un tipo de ansia. Así mismo, está alerta a los sonidos extraños, cualquier sonido externo que no sepa identificar bien, le genera otro tipo de ansia, es como no logra dormir profundamente. El sonido exterior de las motos que a veces se cuela por las ventanas, la remite a un lugar inseguro. Le gusta la música, le gusta cantar, Yovana es Yoruba, tiene sus espacios para su espiritualidad, espacios que los hace parte de su vida diaria. Estos sonidos le dan tranquilidad.

La habitación de Sofía no tiene puerta, dice que no le gustan las puertas, que no le gusta sentirse encerrada, que con la puerta de la entrada y la seguridad que le montó a esta le basta. Es un espacio estrecho, apenas entro me topo pegada a la entrada con una cama doble, una cama particular. Sofía me cuenta que cuando llegó a Bogotá en el 2000, la compró y le ha durado desde ese entonces, parece guardar un cariño especial por esta cama. Tiene un espaldar grande, su estilo lo hace lucir antiguo, con recovecos en madera y dos vigas. El único espacio que hay para moverse es un pequeño estrecho pero largo espacio que separa la cama de un closet muy grande. Después de este closet hay una pequeña ventanita donde no parece entrar mucho la luz. Tiene un televisor grande. Es interesante cuando me acerco a ver el closet, me llama la atencion el montón de objetos reunidos en uno de los espacios abiertos de éste. Ella se acerca conmigo, me muestra algunos trofeos deportivos que tiene allí, ya que en el Chocó fue pesista.

Además de esto tiene varios frascos reciclados llenos de aceites especiales, Sofia se encarga de crear mezclas, fusiones herbales para crear productos medicinales naturales, es su insumo de trabajo. Hablando un poco de su closet, que por cierto ocupa gran parte de la habitación, para ser tener importancia al tener tanta ropa y objetos personales. Es como a través de la curiosidad que me daba todo lo que podría haber allí, me cuenta que tiene una peluca. Accesorios de este tipo que cubren en ocasiones su identidad. Sofía me cuenta que en cierto tipo de reuniones en lugares concurridos e importantes como el centro de la ciudad, suele llevar entre sus cosas una muda de cambio y una peluca. Es como al finalizar las reuniones, antes de salir del lugar, Sofía se cambia, a veces quiere lucir como un hombre, por eso la peluca y el vestuario totalmente diferente al que suele vestir.

Es importante cómo la amenaza transgrede hasta un espacio tan personal como lo es la propia habitación. Dentro de las actividades cotidianas o formas como se relacionan con su espacio hay cambios muchas veces sutiles, otras veces más intencionados. En cada una de estas mujeres, existe un tipo de relación particular con diferentes aspectos que permiten ver y entender las afectaciones de la amenaza en diferentes estados o formas de expresarlas.

Quizá te interese

Deja un Comentario

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si estás de acuerdo pulsa Aceptar Gracias